Maroc - Espagne, Sahara Occidental

Los españoles siempre jugaron el papel de delatores para complacer a Marruecos

 

El delator Antonio Torres-Dulce Ruiz

El Enviado de la ONU para el Sáhara Occidental tenía que hacer frente a un grave problema. Dos miembros del mal llamado Grupo de Amigos del Sáhara Occidental, España y Francia, a los que acudía para pedir ayuda, le traicionaban. Cada vez que desembarcaba en Madrid y París para movilizar a estos dos países en la búsqueda de una solución al conflicto del Sáhara Occidental, le asestaban una puñalada por la espalda. Inmediatamente después de sus reuniones con los responsables españoles y franceses, éstos informaban a los marroquíes del contenido de sus conversaciones con el responsable onusino.

En este caso, según las revelaciones de una nota nota recibida el 31 de Enero de 2014 por la ministra marroquí Mbarka Bouaida, el embajador de España en Nouakchott dijo a los marroquíes que “Ross reconoció  el carácter difícil de su misión (está cansado, agotado y decepcionado porque todas las puertas le fueron cerradas); está convencido de está convencido de la idea de « la autodeterminación del pueblo saharaui »; quiere llegar a una solución política; expresó su sorpresa por la firma del acuerdo de pesca; no comparte la opinión de Zuma porque el caso está gestionado por la ONU y cree que las relaciones entre Rabat y Argel han alcanzado un nivel que recuerda los años 70 « .

Leave a Comment

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

*